jueves, 22 de agosto de 2019

Sigue lloviendo ceniza sobre Sullana

MARCAVELICA, Piura - La tarde del miércoles 21 de agosto, la población del área metropolitana de Sullana, especialmente en su sector oeste, comenzó a percibir un fuerte olor a quemado seguido por una lluvia de ceniza que obligó a muchos vecinos a cerrar las puertas y ventanas de sus hogares. No es la primera vez que ésto sucede y el origen parece ser el mismo de hace una década: la quema de broza de caña de azúcar en el valle del Bajo Chira, entre los distritos de La Huaca (Paita) e Ignacio Escudero (Sullana).

Usualmente la gente comparte fotografías mediante las redes sociales, las que cuesta trabajo verificar mediante una fuente independiente debido, la mayor parte, a referencias muy escasas sobre el lugar y la hora cuando supuestamente se tomaron las imágenes; sin embargo, sí es evidente que las cenizas se esparcen por el Bajo y Medio Chira, donde está ubicada el área metropolitana de Sullana.

Pero, ¿cqué causó la lluvia del 21 de agosto? Mientras el equipo de la webserie #unabuenahistoriaparacompartir se trasladaba justo ese día poco antes de las cinco de la tarde hacia la localidad de Tangarará, se encontró con este cuadro que registraron en el video que compartimos a continuación. La ubicación estimada del equipo respecto al foco del fuego es de unos cinco kilómetros o tres millas.


La quema de la broza de caña de azúcar es una práctica aparentemente promovida por los proveedores de las empresas que emplean este cultivo para obtener etanol. La población del distrito de La Huaca ha exigido a las autoridades que exijan a las empresas que obtienen y exportan el biocombustible a que cese la práctica, y a pesar de múltiples reuniones para buscar consensos, las gestiones han sido infructuosas mayormente por una aparente intransigencia de las empresas, Agro Aurora y Caña Brava, las que aseguran tener autorización para permitir la quema, aunque un informe de la Contraloría de la República dice que ésto es ilegal.

Mientras tanto, se desconocen los daños que en el corto y largo plazo puede realizar esta práctica agrícola a la salud de una población estimada en más de un cuarto de millón de personas, la que, además del humo y las cenizas, debe soportar olas pestilentes de vinaza, un subproducto del proceso de la caña de azúcar.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario